Mi experiencia de tener un bebé en México, estando de viaje en una casa rodante.

Mi nombre es freya Arenas, tripulante de El Viaje del Caracol, tengo 35 años, soy la mamá de Matías y hoy quiero contarles mi experiencia de tener un bebe en México,  estando de viaje en una casa rodante.

Cuando decidimos hacer realidad el sueño de viajar por latino-américa, teníamos muy claro  que queríamos  nuevamente ser  padres, y pensamos que nada mejor que nuestro hijo naciera mientras hacíamos realidad este increíble sueño.

4 meses después de iniciar el viaje en Estados unidos,   estábamos en la ciudad de Playa del Carmen, estado de Quintana Roo, al sur de México. Y con la aparición de algunos  síntomas se iba contemplando la idea de estar embrazados,  fue ahí donde me hice una prueba de embrazo, de esas que venden en las  farmacias y oh sorpresa!!!… Matías venia en  camino.

 

La primera duda que nos surgió era cómo y dónde realizaríamos los controles prenatales.

Por suerte, México es un país que cuenta con una extensa cadena de farmacias a lo largo del país, que se llaman SIMILARES y en ellas encuentras servicios de consulta de médico general, laboratorio y todo para llevar unos controles seguros y tranquilos… Lo mas importante verdaderamente económicos.

Cuando dimos a conocer la noticia a nuestros familiares y amigos, nos hacían una serie de preguntas, que reflejaban sus propios miedos. Nos preguntaban constantemente si nos regresaríamos ó si iríamos a Colombia a tener el bebé. Qué si pararíamos el viaje y si no tenia miedo estar en otro país lejos de la familia… Para enfrentarnos a un embarazo solos y lejos de casa.

Entonces empezamos a resolver todas esas inquietudes que nos darían tranquilidad a nosotros y nuestras familias.

Primero, Matías hacia parte de este sueño y para ese entonces ya habíamos recorrido todo México. Así que siempre habíamos hablado que donde nos enteráramos del embarazo ahí nacería nuestro bebe. Por eso la ciudad de playa del Carmen fue nuestra primera opción.

  • Qué si pararíamos el viaje definitivamente, preguntaban?.  La repuesta siempre fue no.  Solo haríamos un pequeño stop en el camino. Necesitábamos preparar la llegada de nuestro hijo. No era para nosotros algo negativo, al contrario, nos daba la posibilidad de vivir el viaje de otra manera.
  • Qué si teníamos miedo por estar lejos?… Nunca tuvimos miedo de estar lejos de la familia, (de lo contrario ni siquiera hubiésemos salido de viaje). Al contrario, sabíamos que todo era un aprendizaje y una forma diferente de  vivir esta nueva etapa, de alguna manera era ponernos a prueba; Queríamos saber de qué material estábamos hechos.

La única duda que nos rondaba la cabeza, era donde nacería Matías?  Lo único claro que teníamos en ese momento, era que todo se resolvería. Estando en la hermosa ciudad playa del Carmen, unos amigos mexicanos nos hablaron del Seguro Popular, el cual se encarga de brindar servicios de salud a todos las personas que estén inscritas en el sistema de protección social en salud de México. Así que esa fue nuestra primera parada, averiguar qué se necesitaba para que nos atendieran el parto.

Para fortuna nuestra, los extranjeros también podían gozar de ese cubrimiento medico.  Nos aclararon que era una cobertura temporal, de solo tres meses. Asi que lo mas sensato era que hiciéramos la inscripción al sistema de salud sólo cuando estuviéramos en el mes 8 de gestación. Así, estaríamos cubiertos para la llegada de nuestro hijo.

Fue un gran alivio para nosotros, todo se iba resolviendo positivamente. Estábamos tranquilos sabiendo que contábamos con esa alternativa, sobre todo siendo extranjeros.

Pasaron algunas semanas y Playa del Carmen dejo de ser la opción para asentarnos de manera temporal. El clima caliente y n

o encontrar un departamento que estuviera dentro de nuestro presupuesto, fueron los motivos para tomar la decisión de movernos de ciudad. No lo pensamos dos veces y enfilamos rumbo al mítico estado de Chiapas, frontera con Guatemala, a unos 800 kilómetros de donde estábamos.- Nos fuimos a vivir a una preciosa ciudad  llamada San Cristóbal de las Casas (Luego les hablaremos de ella).

Nuestra prioridad era instalarnos y llevar los controles médicos  con la misma cadena de farmacias. Al principio buscamos la opción de poder contratar una partera, para tener la experiencia de un ¨parto humanizado¨, tranquilo y seguro. Pero con el pasar de las semanas no encontramos ningún lugar que nos trasmitiera confianza (opinión personal), a pesar que la ciudad tiene una larga tradición en materia de partos humanizados.

Por aquel entonces viajábamos en compañía de unos amigos argentinos, que lo hacen en un Jeep clasico, adaptado a casa rodante. Ellos tienen un proyecto de viaje llamado SOÑE QUE VIAJABA. Nos presentaron a uno de sus amigos, quien con el paso del tiempo, también se convertiría en una de las personas a quien más apreciamos y queremos de este viaje.

Él es doctor Cuauhtémoc, tiene nombre de emperador Azteca,  quien desde el principio de las conversaciones nos brindo toda su amistad y su ayuda desinteresada, brindándonos confianza y mucha seguridad.

Se convirtió en mi medico de cabecera!!!

Tomamos la decisión que nuestro hijo nacería en el sistema de salud mexicano. Escogimos El Hospital de la Mujer de SAN CRISTOBAL DE LAS CASAS, Un lugar que a primera vista podría ser descartado debidos que sus instalaciones se ven viejas y en mal estado de conservación. Pero eso nos detuvo, este es mejor centro medico de toda la red hospitalaria de los Altos de Chiapas. Eso me genero confianza y tranquilidad desde el primer momento. Estábamos en excelentes manos!.

Todo en nuestras vidas fluía tranquilamente, habíamos encontrado un hermoso lugar para vivir a una fracción de lo que nos costaba en la otra ciudad. Así que se todo se tornaba tranquilo. La experiencia de tener un bebe durante el viaje, se iba llenando de momentos bonitos y la experiencia cada vez era mas enriquecedora.

Miedos ya  no tenia o mejor a un, nunca los tuve siempre tome la llegada de Matías como una forma de vivir nuevas cosas y aprender que en cualquier lugar encuentras todos los medios para vivir de forma tranquila y positiva la etapa de ser  madre,

Mi cuerpo se portaba como mamá primeriza, aunque no lo fuera, pues ya había pasado 18 años del nacimiento de mi primer hijo DANIEL. Seguimos los concejos de nuestro medico y amigo Cuauhtémoc, todo se iba tornando mas tranquilo y me daba la seguridad que todo saldría bien.

Este gran sueño de viajar por América se nos unía el sueño de ser padres de otra vez, para mi esposo y para mi era  como vivir un sueño dentro de otro.

Si  de algo estuve segura al salir de viaje, era que en el camino iba descubrir y aprender a manejar cualquier situación. El vieja empezó cumpliendo un sueño y ahora estamos haciendo realidad el mas hermoso ser padres nuevamente.

no nos cansamos de decir que ¨si traes hijos al mundo, debes salir a mostrárselo¨.

Eso es lo que queremos dejarle como regalo a Matías.  Muchas aventuras, lugares increíbles, hermosos amigos y una infinidad de costumbres. pero sobre todo, saber que somos dueños del tiempo para compartir las 24 horas del día  a su lado.

Así que si alguna mujer sale de viaje y en el camino se encuentra con la gran noticia de ser mamá, puede tener la tranquilidad que México es un país que pone alcance todos, los medios necesarios para que puedas llevar tu embarazo y un parto tranquilo y seguro.

A ti que eres soñador y soñadora  te digo no tengas miedo de descubrir esa parte de ti que aun no conoces.

La vida esta para llenarla de momentos y aventuras inolvidables.

 

Freya Arenas

San Cristobal de las casas- Chiapas Mexico

Mayo 29 de 2018.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

7 pensamiento sobre “Mi experiencia de tener un bebé en México, estando de viaje en una casa rodante.

    1. Freya

      Tan bonita muchas gracias por todo su apoyo y por todo el amor que le tienen a Matías.
      Los queremos cantidades.

      Contestar
  1. Eva

    Que hermoso mensaje Freya.. Muy linda experiencia.. Comparto con tu opinión de que la vida y las situaciones difíciles en viaje, se van acomodando siempre a nuestro favor, solo hay que tener confianza…. dios de nuestro lado!!! Gracias por compartir esta bonita y valiosa historia de vida… Abrazo a los tres..

    Contestar
    1. admin

      Hola Eva soy Freya.
      No tengo mi clave todavía para responderte por mi cuenta.

      Gracias por tus palabras para mi es muy importante y emocionante recibir estos comentarios.
      Este viaje sin fuda a traído las mejores cosas Mi vida.
      Así que compartir mi experiencia me llena de mucha alegria.
      Te envío un abrazo enorme para ti.

      Contestar
  2. Lorena

    La experiencia más bonita que e visto en el paso de este tiempo del viaje del caracol…que hermoso es aprender a quitar algunos miedos para dar paso adelante a grandes sueños….los abrazo fuerte se les quiere

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *